La extraña historia del equipo mexicano GLAS F1 y su dueño que han desaparecido misteriosamente



lunes, 7 de febrero de 2022 por René Fagnan

A veces había historias divertidas en la Fórmula 1. No divertido en el sentido de raro, sino más caprichoso o inusual. ¡Aquí está la de un equipo mexicano de F1 que nunca vio la luz y cuyo jefe desapareció repentinamente!

En la década de 1980, el automovilismo era muy popular en México y varias grandes empresas invirtieron cantidades colosales en él. Las series Chrysler y F2 Formula K tienen campos de salida muy bien desarrollados. Se forman consorcios de empresas mexicanas para ayudar a los mejores pilotos del país a volar en buenas condiciones tanto en Norteamérica como en Europa.

A fines de la década de 1980, fui invitado a una carrera de campeonato de Fórmula 3 de Montana en la Ciudad de México y allí conocí a una joven llamada Patricia Brault, la esposa de un destacado piloto de Fórmula K, un tal Claus Schinkel. Nacida en México de padre quebequés y madre mexicana, trabaja en relaciones públicas y discretamente me informa sobre un proyecto para un equipo mexicano de F1, GLAS.

El acrónimo GLAS proviene de Gonzalez Luna Associates, en honor al líder del proyecto, un empresario relativamente joven llamado Fernando González Luna Bueno. Estos últimos formaron un grupo de empresarios interesados ​​en ver a un equipo y piloto mexicanos competir en el Campeonato Mundial de F1 a cambio de una visibilidad sin precedentes.

El 15 de septiembre de 1989, González Luna firmó un contrato con Emile Navarro, jefe de Ingeniería de Lamborghini. Recuerde que Lamborghini era propiedad de Chrysler en ese momento. Según este acuerdo, el monoplaza F1 GLAS, denominado Lambo 1, sería producido íntegramente por Lamborghini. El chasis será diseñado por Mario Tollentino, el motor será un Lamborghini V12, mientras que la suspensión y la caja de cambios serán diseñadas por Mauro Forghieri. Según el acuerdo, la selección mexicana tendrá su sede en Viale delle Nazioni 97, Módena, Italia. El primer piloto abordado es Giovanni Aloi, un mexicano que ha corrido tanto en prototipos deportivos como en Fórmula 3000.

El proyecto parece ir por buen camino ya que unas semanas después recibo el dossier de prensa del equipo GLAS enviado por FedEx de Patricia Brault, quien ha sido nombrada directora de relaciones públicas del equipo.

Todo bien hasta que…

Forghieri y sus ingenieros diseñan el Lambo 1 utilizando software de diseño asistido por computadora. Después de cuatro meses de trabajo, el primer chasis está listo. El equipo tiene previsto realizar las primeras pruebas del coche en los circuitos de Imola, Monza, Paul-Ricard, Hockenheim, Jerez y Estoril entre julio y diciembre de 1990, antes de competir en el campeonato de 1991.

Según la información disponible, González Luna habría garantizado una inversión de 20 millones de dólares en el estable y la petrolera estatal mexicana Pemex se convertiría en uno de los principales patrocinadores de GLAS.

El 10 de junio de 1990 se lleva a cabo el Gran Premio de Canadá en Montreal. Nos enteramos que el Lambo 1 de GLAS es funcional y será presentado al público dos semanas después en el Gran Premio de México. 24 de junio

Como estaba previsto, el monoplaza será transportado en camión desde Módena a París para ser enviado en avión. Pero allí, una sorprendente noticia rompe el viaje: ¡Este Sr. González Luna ha desaparecido misteriosamente! El auto regresa a Italia y la presentación obviamente se cancela.

Aún más misterioso es el hecho de que las facturas parecen seguir pagándose. Por lo tanto, el equipo decide probar el coche por primera vez en Imola, pero allí, sorprendentemente (¡otra vez!), no está Giovanni Aloi al volante, sino Mauro Baldi, que representó varios Grandes Premios en los años 80 para los Arrows, Alfa Romeo y el espíritu de los equipos.

El diminuto italiano completa 68 vueltas al circuito de Imola, marcando un tiempo cuatro segundos más lento que la mejor vuelta en carrera establecida por Alessandro Nannini en el Gran Premio de San Marino unos meses antes. ¡Aún más preocupante es el hecho de que el Lambo 1 es ocho segundos más lento que la pole position de Ayrton Senna en su McLaren-Honda!

Dos semanas después, González Luna sigue desaparecida y la cuenta bancaria está… ¡vacía! La decisión la toma Lamborghini de cortar lazos con México. El contrato se vuelve nulo y sin efecto. Luego, el automóvil pasa a ser propiedad de Lamborghini, quien pregunta si hay un comprador para el proyecto. Los hermanos Abed, dueños del circuito de Ciudad de México, parecen interesados, pero finalmente es Carlo Patrucco, industrial y ex gran jefe de la marca de ropa deportiva Fila, quien compra todo y crea un equipo italiano, Scuderia Modena SpA y que correrá Lass Lambo 1.

¿Qué pasó realmente con este misterioso empresario mexicano? Imposible decirlo con certeza. Sin embargo, cabe señalar que en ese momento algunas figuras oscuras y turbias se entrometían en la Fórmula 1 para hacer circular ganancias mal habidas. A menos que nuestro hombre planeó todo de antemano y organizó su propia desaparición.

La foto a continuación muestra una imagen del Lambo 1 con los colores de la bandera mexicana, incluida en el dossier de prensa original del equipo GLAS.

Elite Boss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.