Los retos deportivos de Gilles Mercadal, que padece cáncer de mama

“Todavía es extraño hacer una cita con el departamento de ‘Cirugía de la Mujer'”

Cuando sintió una pequeña bola rodando bajo la piel de su pecho, no se preocupó. Sin embargo, hubo suficiente: en la familia, la abuela cobró cáncer de mama, al igual que su madre. “Todavía hay que tener mamas para tener cáncer de mama”, afirma este cartesiano. Excepto que el caso no termina ahí: con los meses, también ha notado un cambio en la areola.


En su casa de Angoumé, rodeado de naturaleza, Gilles Mercadal releyó a Spinoza y añadió una dimensión espiritual a su vida.

Foto Aude Ferbos

En junio, la reacción del médico cae como un cuchillo. cáncer de mama. En los hombres, por supuesto, el caso es raro (1% de los casos). “Y tenía que recaer sobre mí”, se maravilló Gilles Mercadal al confirmar el diagnóstico.

Baste decir que este tipo alto con apariencia varonil no ha dejado de sorprenderse a sí mismo. Y ser chocado en su masculinidad y en todo su ser. Mister Movember no solo es ahora consciente de que tiene senos, sino que también incorporará una vía de tratamiento totalmente centrada en la mujer, completa con adornos y blusas rosas. “Todavía es raro hacer una cita en la cirugía de mujeres”, bromea.

El 6 de agosto, inicio del desafío deportivo frente a la Clínica Dax, con música de la banda Los Deusky.


El 6 de agosto, inicio del desafío deportivo frente a la Clínica Dax, con música de la banda Los Deusky.

Foto Isabelle Louvier/”Sudoeste”

Sin tiempo para la sensibilidad, el paciente pasa por las etapas: extirpación del tumor, glándula mamaria y ganglio centinela, como lo demuestra su larga cicatriz en el pecho. Luego quimioterapia, radioterapia… Una carrera de obstáculos que mueve sus líneas y no sólo su interpretación del género. “Todos mis estándares han estallado”, explica este científico, más acostumbrado a argumentar en átomos que a contar glóbulos blancos. “Frente a la muerte, todo mi marco de lectura cambió. Es una oportunidad”, repite paradójicamente. Una oportunidad, porque este cáncer ha vuelto a poner la vida en primer plano.

Sin taxi, amigos

Un descubrimiento que quería compartir con los más cercanos a él. “En lugar de tomar un taxi, les pedí a mis amigos que me acompañaran a las sesiones de quimioterapia: un amigo diferente para cada sesión”, dice. Solo para que se sientan más fuertes, pero también para que sean conscientes de la raíz de la salud de los hombres. “En la mente de un hombre que está en problemas por una enfermedad pero se niega a ser acompañado, a menudo hay una cuestión de falsa creencia. También una forma de aferrarse a la alegría de vivir para vencer el miedo a la muerte.

Finalmente, para darse todas las oportunidades, el Landais se rodea de “magos”, sus terapeutas del bienestar: sofrólogos, arteterapeutas, magnetizadores… También está abierto a la espiritualidad como el taoísmo, la psicogenealogía, practica la coherencia cardíaca, descubre el Pactos toltecas (1), lee de nuevo Spinoza. Además, el día que nos conocimos, en su casa de Angoumé, llevaba una sudadera estampada con “conatus”, un término spinoziano que se traduce como “fuerza de existencia”. Todo está dicho. “Ahora no soy el mismo hombre en absoluto”, dice. Tampoco es más el mismo padre para sus hijas Louise y Zoé. “Esta transformación es el mejor regalo que les pude dar”, sonríe, acariciando al gato baguera.

63 kilómetros en bicicleta para celebrar el final del tratamiento

Esta carrera de obstáculos termina en abril de 2022. Gilles Mercadal quiso celebrar su despedida cuando soportó el calvario: colectivo y deportivo. Pedaleando desde el Hospital Dax hasta la Clínica Belharra en Bayona, las dos instalaciones donde fue tratado. 63 kilómetros. Emocionado, el Landais cruza la meta este sábado 6 de agosto rodeado de equipos médicos, niños, familiares, amigos sanos o discapacitados, amigos del club de tenis para todos y todos los que han acompañado, apoyado y llevado adelante esta aventura sanitaria. , el también lo experimentó como una transformación humana. Una tijera en la bandera rosa para poner fin a su batalla contra la enfermedad y el cuidado de crianza.

63 kilómetros en bicicleta desde Dax hasta Bayona a lo largo del Adour.


63 kilómetros en bicicleta desde Dax hasta Bayona a lo largo del Adour.

Foto Isabelle Louvier/ “Sudoeste”

“Por lo general, retirar el catéter colocado en la piel simboliza el final del tratamiento”, sonríe su oncólogo Patrick Joyeux. “Es aún mejor cuando ese último gesto médico es reemplazado por un evento deportivo. »

La variopinta procesión partió del centro hospitalario de Dax, donde Gilles completó sus 15 sesiones de quimioterapia al ritmo de la Banda Los Deusky, “amigos músicos”, según Gilles. Es hora de presentar el Comité Departamental de la Liga contra el Cáncer y su asistencia vital, en particular para brindar acceso gratuito a la atención de apoyo, para agradecer a los supervisores de la Unidad de Oncología del Hospital Dacquois, antes de subirse al ‘Adour’. En el camino, Stéphanie Barneix, cofundadora de la asociación Hope Team East, se unió a la compañía: una participación simbólica y preciosa. De hecho, Gilles Mercadal preparó su reto con esta asociación que ayuda a los pacientes a superar la enfermedad a través del deporte y completar un reto deportivo.

El deporte, pieza clave

Llegó a Bayona, a la Clínica Belharra, donde fue operado y tratado: Gilles Mercadal recibió aquí 25 sesiones de radiación, explica en homenaje al Instituto de la Mama del País Vasco. En este día festivo, la Hermana Myriam, junto a su cirujano oncológico, el Dr. Patrick Joyeux allí. Para él, también, el momento fue especial: “Sabemos que el deporte es importante para superar la enfermedad: mejora la tolerabilidad de los tratamientos, ayuda a estabilizar el peso y a comprender mejor el futuro, reduce las recaídas”, afirma convencido el médico la eficacia de Hope Team East que se sienta en la junta directiva de la asociación.

Stéphanie Barneix, Campeona de Salvamento Costero de las Landas y fundadora de Hope Team East, estuvo presente: su asociación entrenó a Gilles Mercadal para su desafío deportivo.


Stéphanie Barneix, Campeona de Salvamento Costero de las Landas y fundadora de Hope Team East, estuvo presente: su asociación entrenó a Gilles Mercadal para su desafío deportivo.

Foto Isabelle Louvier/ “Sudoeste”

En un pequeño rincón al lado de los niños Olga. Madre de Gilles Mercadal. Conoce “los momentos de mayor desesperación en la soledad de la noche”, los ha experimentado. Pero admira la forma en que su hijo está lidiando con su Himalaya. “Gilles pudo encontrar el apoyo médico, amistoso y asociativo necesario; Convirtió este viaje a través de la enfermedad en una aventura colectiva. »

A la llegada Gilles Mercadal y su madre Olga, quien también tiene cáncer de mama, como su madre antes que ella.


A la llegada Gilles Mercadal y su madre Olga, quien también tiene cáncer de mama, como su madre antes que ella.

Foto Nicolás Mollo/ “Sudoeste”

Este es el mensaje que quiere transmitir más allá de su caso personal. También la historia que les contará a sus alumnos, porque la Landais ha vuelto a la universidad. “Mis clases de SVT cambiarán: quiero que experimenten los conceptos, miren los árboles, se adentren en la naturaleza. Porque la expresión “Profesor de Ciencias de la Vida y de la Tierra” contiene la palabra “vida”.

(1) Los pactos toltecas son primero cuatro, luego cinco consejos, como los Diez Mandamientos de la Biblia, para guiar la conducta, las palabras, los hechos, etc. Basado en los “Cuatro Pactos Toltecas”, obra de Don Miguel Ruiz, autor y chamán mexicano, un éxito de ventas en la literatura sobre desarrollo personal.

Celestino Pedregon

"Practicante extremo de la web. Friki de Twitter. Defensor de los viajes. Especialista en música. Adicto a la televisión".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *