México: 37 migrantes, incluidos 22 indocumentados, murieron de enero a mayo de 2022

SEVILLA. Los socialistas del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, sufrieron el domingo otro revés electoral en su antiguo bastión de Andalucía (sur), unas elecciones regionales clave que colocan a la derecha en una posición fuerte a un año y medio de las próximas elecciones nacionales.

Tras unos resultados casi definitivos, el Partido Popular (PP, derecha), cuyo candidato Juan Manuel Moreno preside la región desde 2018, ha más que duplicado su puntuación de hace cuatro años y se ha asegurado una mayoría absoluta en el Parlamento andaluz con 58 escaños. de 109.

El Partido Socialista (PSOE) obtuvo el peor resultado de su historia en la región en 2018 con 30 escaños frente a 33, mientras la izquierda radical con la que gobierna en Madrid se derrumbó (7 escaños frente a 17).

Esta victoria “histórica” ​​del PP en Andalucía le permitirá no tener que depender de la extrema derecha y situar a su nuevo líder, el moderado Alberto Núñez Feijóo, en una posición de fuerza de cara a las próximas elecciones nacionales, que están a punto de finalizar están previstas para 2023.

“Este triunfo es el de la moderación y de una forma diferente de hacer política y es algo muy bueno para toda España”, ha dicho la número dos del Partido Conservador, Cuca Gamarra.

Con su victoria en Andalucía, el PP asesta un tercer revés consecutivo a la izquierda española en unas elecciones autonómicas, tras Madrid en mayo de 2021 y Castilla y León en febrero.

“Golpe duro” para Sánchez

Andalucía es la región más poblada del país, con 8,5 millones de personas, y un antiguo bastión socialista histórico, que gobernó ininterrumpidamente desde 1982 hasta las últimas elecciones regionales en 2018.

Abrumados por un escándalo de corrupción, fueron derrocados del poder por una coalición del PP y los centristas de Ciudadanos y apoyados en el parlamento regional por la formación de extrema derecha Vox.

Este nuevo revés en Andalucía supone un “duro golpe” para el PSOE, tras el que Pedro “Sánchez podría enfrentarse a una dura batalla por su reelección a finales de 2023”, ha subrayado Antonio Barroso, analista de la consultora Teneo, antes de la elección.

De hecho, dado un PP “en buen momento”, el jefe de Gobierno, que llegó al poder en junio de 2018, “puede tener dificultades para vender los resultados de su gobierno dados los temores de inflación de los votantes”, añadió.

Progresión de voz baja

Inquietando a Pedro Sánchez, frenando el avance de Vox y eliminando a Ciudadanos, que no obtuvo escaños, el PP ganó por todos los medios en Andalucía.

De hecho, la obtención de la mayoría absoluta le ahorra una coalición con Vox, como le ha tocado hacer recientemente en Castilla y León.

La extrema derecha se reincorporó entonces a un gobierno regional por primera vez desde el final de la dictadura franquista en 1975.

La tercera fuerza política a nivel nacional, Vox, que irrumpió en la escena política española durante las elecciones autonómicas andaluzas de 2018, apostó fuerte por las elecciones del domingo pero registró solo un ligero aumento con 14 diputados autonómicos frente a los 12 en cuatro años.

Una nueva alianza con Vox habría debilitado a Alberto Núñez Feijóo, que llegó a la cabeza del PP a principios de abril defendiendo una línea moderada.

“Andalucía nos está mostrando un camino”, el de la “moderación, el diálogo, el progreso social”, ha declarado recientemente, mientras que Juan Manuel Moreno había pedido un “voto útil” para “un Gobierno fuerte” que no esté “condicionado”. por Vox.

“Hay una estrategia muy visible” del PP para presentarse como una “alternativa razonable” a los socialistas de cara a las próximas elecciones nacionales, “una opción de centro-derecha”, según Oscar García Luengo, catedrático de Ciencias Políticas en la Universidad de Granada.

Elite Boss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.