Nueva York | Migrantes “peones políticos” entre republicanos y demócratas

(Nueva York) Después de un viaje de 40 días desde Venezuela hasta la frontera entre México y Estados Unidos, Gustavo Méndez abordó un autobús en Texas y se bajó en Nueva York. Sin entender que, como miles de migrantes latinoamericanos en los últimos meses, está sirviendo de “peón” en una pugna política entre republicanos y demócratas.

Publicado a las 9:59

Ana FERNÁNDEZ
Agencia de Medios Francia

Las políticas de inmigración y recepción de la primera potencia mundial, particularmente de migrantes de América Latina, siempre han sido un tema candente en Estados Unidos.

Y cuando faltan tres meses para las elecciones intermedias, en las que los demócratas podrían perder su mayoría en el Congreso, el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, que busca la reelección en noviembre, está presionando a la administración de Joe Biden.

Abbott, cuyo enorme estado fronterizo con México enfrenta una inmigración masiva todos los días, ha fletado cientos de autobuses desde abril, transportando inmigrantes y solicitantes de asilo a Washington sin cargo.

Desde el 5 de agosto, los primeros autobuses también conectan Texas con Nueva York.

La capital federal y la metrópoli económica y cultural son baluartes democráticos.

“Ciudad santa”

“Junto a Washington, Nueva York es el destino ideal para estos migrantes, que pueden disfrutar de todos los servicios de acogida de una ciudad de refugio elogiada por el alcalde (demócrata de Nueva York) Eric Adams”, ironizaba el pasado viernes el gobernador republicano.

Abbott, un tory, agregó: “Espero que (el señor Adams) cumpla su promesa de dar la bienvenida a todos los inmigrantes con los brazos abiertos, brindando alivio a las ciudades fronterizas (en el sur de los Estados Unidos) abrumadas por la afluencia de extraños”.

Comentarios “repugnantes”, tronó el Ayuntamiento de Nueva York.

Gustavo Méndez, un técnico venezolano de 40 años, aterrizó en la gigantesca terminal de autobuses de Manhattan desde Texas en la madrugada del miércoles, sin darse cuenta de estas luchas políticas internas.

El hombre dijo a la AFP que luego de ingresar a Estados Unidos por la frontera con México, las autoridades de Texas “le dieron a elegir: ir a donde (él) quisiera

Él “escogió” Nueva York porque “no tenía los medios para ir a ningún otro lado”.

“Sin precedentes”

Según el director de política migratoria del Ayuntamiento de Nueva York, Manuel Castro, “la situación no tiene precedentes”.

El gobernador Abbott utiliza a las personas como peones políticos para alimentar el sentimiento antiinmigrante.

Manuel Castro, director de política migratoria del Ayuntamiento de Nueva York

Pero esta mítica ciudad cosmopolita de Nueva York se ha convertido en un increíble mosaico cultural de 8,5 millones de almas gracias a las oleadas de inmigración y está “orgullosa de recibir al mayor número de refugiados, solicitantes de asilo, solicitantes de asilo y migrantes recién llegados” a Estados Unidos. , subraya Castro.

Y la megalópolis se organiza sola.

“Nuestra prioridad es el bienestar de estas personas y sus familias, muchos de los cuales están sedientos y hambrientos y requieren exámenes médicos a su llegada”, asegura el funcionario comunitario.

Personal médico y decenas de voluntarios de organizaciones humanitarias trabajan desde hace una semana en la Terminal de Autobuses de la Autoridad Portuaria de Manhattan.

Los autobuses de Texas, que se espera que regresen este fin de semana, transportan más hombres solteros que mujeres y niños. La mayoría son venezolanos, trenes tirados, una pequeña mochila, incluso una bolsa de plástico, como equipaje.

“secuelas”

Para “John”, de 39 años, que dice ser venezolano pero se niega a dar su nombre, “este viaje deja cicatrices mentales y físicas”.

Cuando comenzaron a llegar los autobuses desde Texas, 4.000 solicitantes de asilo (venezolanos, nicaragüenses y haitianos que están protegidos por la ley federal) habían buscado refugio en Nueva York entre mayo y agosto, según funcionarios de la ciudad.

Tienen papeles y vivienda temporal, y su regularización está siendo revisada por el Servicio de Inmigración.

Pero los nacionales de otros países latinoamericanos que son considerados migrantes económicos deben ingeniárselas para encontrar familiares o familias de acogida.

Y sin poder trabajar legalmente durante meses.

Tal es el destino de Richard Castillo, un peruano de 28 años que llegó a Nueva York en mayo con su esposa y dos hijos pequeños.

El hombre dice entre lágrimas que su cita con la administración es en marzo, que apenas tienen para comer y quedarse y que usa un brazalete electrónico para evitar que busque empleo.

La ciudad de Nueva York anunció la apertura de 11 refugios en Manhattan y los distritos más populares de Brooklyn y Queens. También se espera que un nuevo hogar permanente en el corazón de Manhattan acoja pronto a 600 familias de expatriados.

Camila Tobia

"Aficionado a la música. Geek de Twitter. Especialista en viajes. Aficionado introvertido. Fanático profesional del café. Amante del tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.