Pérez arruina el duelo entre Leclerc y Verstappen

La Fórmula 1 se ha hecho un hábito a orillas del mar Caspio desde junio de 2016, con un circuito urbano en el corazón de Bakú, una combinación inteligente de velocidad (más de 350 km/h al final de una recta de 2 km) y cabina en el antiguo Pueblo.

Muy a menudo, los Grandes Premios han resultado en carreras espectaculares, como la edición de 2017 con tres intervenciones de autos de seguridad, una bandera roja y una batalla memorable entre Sebastian Vettel (Ferrari) y Lewis Hamilton (Mercedes).

El año pasado el GP de Azerbaiyán estuvo a la altura de su reputación: Max Verstappen fue traicionado por los neumáticos de su Red Bull (choque) cuando faltaban cinco vueltas cuando la victoria estaba en sus manos y Hamilton no la había capitalizado (solo 15º después de un piloto error en la penúltima vuelta) para conseguir el título mundial.

Y fue el mexicano Sergio Pérez el que se retiró del partido para ganar, su primer éxito al volante de un Red Bull y segundo tras el GP de Baréin en Shakir en 2020 al volante de un Racing Point.

Relegado al rol de compañero de equipo desde el inicio de la temporada (le ordenaron dejar pasar a Verstappen durante el GP de España el 22 de mayo), Pérez está espoleado por su coronación monegasca -una consagración en la F1- dentro de dos semanas.

La dinámica Verstappen

“Me encantan los circuitos urbanos porque los pilotos realmente pueden marcar la diferencia allí. Por supuesto que es más fácil cometer errores cuando estás tratando de esforzarte al máximo, pero al final te permite obtener las décimas de segundo que necesitas para ser competitivo”, dijo el mexicano de 32 años.

Como muestra de confianza de la cuadra, ‘Checo’ prorrogó contrato hasta 2024 al día siguiente de su victoria en el principado en Red Bull.

A partir de ahí, ¿hacer de Pérez un contendiente habitual de la Copa del Mundo? “Checo está en la forma de su vida. Está haciendo un gran trabajo. Está en la misma carrera que Max”, dijo el jefe de Red Bull, Christian Horner, después de Mónaco.

“La lucha por el campeonato está muy reñida, tenemos que estar concentrados”, dijo Pérez, que estaba en contacto en el tercer puesto de la temporada, a 15 puntos de su compañero holandés, líder, ya sólo seis del monegasco.

En las calles de Bakú, donde el resultado suele ser impredecible (cinco ganadores diferentes en cinco carreras muy reñidas), Ferrari buscará revertir el impulso mucho menos favorable para Leclerc.

Después de un comienzo de temporada atronador (dos victorias, tres podios y una ventaja de 46 puntos sobre Verstappen después de tres carreras), Charles Leclerc se retiró en España y hace apenas dos semanas terminó cuarto en casa en el Principado, lo que dice que fue un “ verdadero desastre”. el director de la escuela en cuestión.

Con esa mala racha, cedió el liderato del campeonato a los campeones defensores y amplió una pequeña ventaja de nueve puntos.

“Lo tenemos claro: ser competitivos es una cosa, ganar es otra tarea y otro nivel de dificultad. Y creo que como equipo seguiremos progresando, aprendiendo y quizás necesitando más tiempo”, enfatiza Mattia Binotto, jefe de la Scuderia Ferrari.

Por el contrario, Verstappen se queda con tres victorias en Monza, Miami, Barcelona y un tercer puesto en Mónaco.

Y el holandés está “ansioso” por volver a Azerbaiyán donde tiene “asuntos pendientes” tras su caída en Bakú el año pasado. “Es una pista complicada con grandes zonas de frenado y una pequeña zona libre”, advirtió Verstappen.

Elite Boss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.