“Tiemblo, oh matador”, cojeando hacia la cámara – liberación

disturbios

Artículo reservado para suscriptores

La película de Rodrigo Sepúlveda ofrece una tibia adaptación de la novela de culto de Pedro Lemebel, que detalla la conflictiva relación entre un activista anti-Pinochet y un travesti envejecido en el Chile de 1986.

Gran éxito cuando se transmitió en línea en Chile en otoño de 2020 (leer Liberado a partir del 23 de septiembre de 2020), Tiemblo, oh matador (Yo tengo miedo torero)el segundo largometraje de Rodrigo Sepúlveda, ofrece la adaptación algo plana de la novela de culto de 2001 del mismo nombre y cuenta la relación ambivalente entre un travesti envejecido y un activista que instigó un ataque a Pinochet en 1986.

La Loca del frente, bordadora en sus ratos libres y puta en el cine porno de la noche, vive retraída en su mundo nocturno y se mantiene lo más alejada posible de cualquier agitación política. Una noche, durante una represión particularmente violenta de un cabaret por parte de la policía (estamos en medio de una dictadura que criminaliza la bestialidad, seguirá siendo así hasta 1998), conoce a un apuesto arquitecto mexicano, Carlos (Leonardo Ortizgris). , a quien le ayudas a salvarse. Carlos aprovecha la atracción que ve nacer en los ojos de La Loca y la utiliza poco a poco, más o menos consciente y voluntariamente, en apoyo del ataque que planea contra Pinochet.

Un éxito por la popularidad de Pedro Lemebel

Encarnado con la dosis justa de vulnerabilidad y soberanía por Alfredo Castro, un reconocido actor de la escena teatral chilena que, en algunas de las películas de Pablo Larraín, La Loca, encontró con recelo a un izquierdista que nada tenía que ver con los homosexuales (“si un día haces una revolución

Elite Boss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.