avances significativos en México y posible incorporación a la constitución en Chile

Mientras continúa el debate en Francia sobre el proyecto de ley de la mayoría presidencial que consagra el derecho al aborto en la Constitución -un anuncio hecho horas después de que la Corte Suprema de los EE. el favor del aborto avanza. Esto se aplica en particular a México y Chile.

Un cambio radical en México

En México, la legalización del aborto se ha ido expandiendo constantemente desde que la Corte Suprema falló para defender el derecho de las mujeres a disponer de sus cuerpos. Las feministas mexicanas hablan de una “Marea Verde”. En septiembre pasado, los diez jueces de la Corte declararon por unanimidad todas las sanciones penales contra las mujeres que abortaron dentro de las primeras 12 semanas de embarazo inconstitucionales. También prohibieron a los legisladores proteger la vida desde el momento de la concepción y limitaron la objeción de conciencia al exigir a los servicios de salud que aborten a las mujeres que así lo deseen.

Estas decisiones han desencadenado una reacción en cadena a nivel legislativo: se inhabilitan las leyes restrictivas, ya no tienen ningún efecto, y como resultado cinco estados han legalizado el aborto, con lo que el número de estados donde la práctica es libre asciende a nueve de los treinta en Mexico. Y las demás regiones del país preparan sus reformas en ese sentido.

Es un cambio radical después de años de duras medidas enérgicas contra el aborto en México. Pero con las leyes de aborto que dependen de los estados, ha habido políticas muy conflictivas en todo el país. En la capital, el aborto es abierto y gratuito desde 2007. Muchas mujeres que enfrentan penas de prisión en su región viajaron a la Ciudad de México para interrumpir sus embarazos. Hasta el año pasado, 200 mujeres mexicanas seguían tras las rejas por abortar. Algunas cumplieron penas de prisión de hasta 30 años, su aborto voluntario fue considerado infanticidio.

Curiosamente, si en el pasado las mujeres mexicanas viajaban a Estados Unidos para abortar, hoy son las organizaciones abortistas en México las que envían ayuda a las mujeres estadounidenses que viven bajo el yugo de las leyes antiaborto. El uso de la píldora abortiva se está generalizando en México porque es de venta libre y económica, mientras que este fármaco es más difícil de conseguir en Estados Unidos. Las activistas mexicanas envían estas píldoras por correo a las mujeres estadounidenses que las solicitan, especialmente a través de la asociación Women on Web.

En Chile el derecho al aborto en cœsólo para un referéndum

En Chile, el derecho al aborto está consagrado en la nueva constitución, que será sometida a referéndum el 4 de septiembre de 2022. Los chilenos deben decidir si aceptan o no el nuevo texto constitucional. El derecho al aborto ahora existe en Chile, aunque en condiciones muy limitadas. El aborto sólo es posible en tres casos: si la vida de la mujer corre peligro, si el feto ha sido violado o deformado. Situaciones que muchas veces son difíciles de demostrar. Y en este país aún muy conservador, donde la Iglesia católica es fuerte, varios médicos se niegan a abortar alegando objeción de conciencia. Cada año se realizan alrededor de mil abortos legales, y las asociaciones estiman que cada año se practican 70.000 abortos clandestinos.

Pero las cosas podrían cambiar con la nueva constitución. Gracias en particular al trabajo de los movimientos feministas, que son muy fuertes en Chile, el artículo 16 fue incluido en la nueva constitución. Y eso es lo que dice “El Estado garantiza que todas las mujeres y personas en edad fértil tengan acceso a un aborto voluntario”. El texto también establece que corresponderá al estado hacer leyes que regulen el aborto. Todavía queda un largo camino por recorrer antes de la legalización total del aborto en el país.

Sobre todo porque la nueva constitución aún no ha sido adoptada. Un referéndum final está programado para el 4 de septiembre. Los chilenos deben votar “a favor” o “en contra” del nuevo texto básico. Y según varias encuestas realizadas en las últimas semanas, el “no” a la nueva constitución pudo ganar. Los sectores conservadores y la derecha chilena han lanzado la campaña “Rechazo” para rechazar el nuevo texto constitucional. Hay mucha desinformación circulando, especialmente sobre los abortos. Un senador de derecha, por ejemplo, afirmó en la radio local hace unos días que la nueva constitución permitiría abortos hasta por nueve meses, lo que por supuesto es falso.

Si se aprobara la nueva constitución, el aborto se convertiría en un derecho fundamental que ya no dependería de mayorías gubernamentales o parlamentarias. Y Chile sería entonces el primer país del mundo en consagrar este derecho en su constitución.

Celestino Pedregon

"Practicante extremo de la web. Friki de Twitter. Defensor de los viajes. Especialista en música. Adicto a la televisión".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.