Provenza, ¿la otra tierra del tequila?

El agave, del que los mexicanos hacen mezcal y tequila, es una planta invasora en Francia. En Marsella, los utópicos infatigables están cosechando un enfoque ambientalmente consciente, surfeando el éxito creciente de estos espíritus para crear un alcohol local.

Cuando todo sale mal, mezcal. Y si todo está bien, también. » Este proverbio mexicano demuestra maravillosamente el apego de todo un pueblo a este aguardiente de agave que corre por sus venas desde hace varios siglos. Cuando el agave (una planta suculenta de la familia de las suculentas) es maguey azul, el alcohol obtenido se llama tequila. Todos los demás tipos lo llaman mezcal. Un tándem emblemático de México, tanto en su historia como en su economía.

Desde 1974, una denominación de origen controlada también garantiza la exclusividad de la producción en el país, el 90% de la cual se exporta. Por lo tanto, es imposible producir en otros lugares. Y como imposible no es francés, hace tres años en Marsella nació Josiane, un aguardiente de agave muy original, ya que no solo no es mexicano, sino sumamente orgánico. .

En 2015, el alemán Axel Schindlbeck tuvo la idea de utilizar los agaves de la isla de Frioul.

Lorena Hellwig

La idea de esto le vino en 2015 a Axel Schindlbeck, un diseñador alemán, entonces de 35 años, que vive en Marsella. Un personaje loco, amante de los retos y las ideas extravagantes. Inventó un reloj que solo da la hora cuando respondes una cuenta: un verdadero éxito, las universidades de todo el mundo compran docenas de ellos cada año. También enseña en Beaux-Arts de Marseille, donde se ocupa del reciclaje de residuos.

Celestino Pedregon

"Practicante extremo de la web. Friki de Twitter. Defensor de los viajes. Especialista en música. Adicto a la televisión".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.